La impermeabilización con láminas de PVC es una solución eficiente y duradera, ya hablemos de terrazas, balconadas, áticos, techos y otros elementos arquitectónicos que se encuentren al aire libre.

Saber cuáles son nuestras necesidades específicas con claridad nos hará acertar con la elección del material, aunque ya sabemos que las ventajas del PVC para impermeabilizar son muchas; libertad de diseño, reducido tiempo de soldadura, gran variedad de acabados y amplia durabilidad.

Ya realicemos nosotros el trabajo o contratemos a una empresa profesional, también es clave tener en cuenta unas consideraciones previas para lograr una total satisfacción. El objetivo de este texto es abordar esos puntos.

¿Qué se debe tener en cuenta?

En primer lugar, es importante tener claro la diferencia entre una reparación que tenga como motivo realizar un mantenimiento periódico, aunque visualmente no se aprecien roturas o desperfectos, y efectuar una reparación porque ya se han producido filtraciones y es necesario reparar cuanto antes.

Entre los dos extremos está la situación en la que, aunque no se han dado todavía humedades, la cubierta sufre un deterioro y es probable que, en cualquier momento, aparezcan las humedades.

Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 1

Lo ideal sería estudiar cómo se encuentra la cubierta, ver las circunstancias del edificio y plantearnos el presupuesto que queremos destinar a este trabajo de impermeabilización. Si vamos a ponerlo en manos de una empresa, una vez decididos estos pasos será el momento de acudir a una especializada para solicitar presupuesto.

¿Cómo trabajar, si quiero hacerlo por mi cuenta?

Si nosotros vamos a llevar a cabo el trabajo, es clave estimar qué trabajos previos habría que llevar a cabo para instalar la nueva impermeabilización, valorando el material actual, su limpieza, etc. De este modo nos haremos una idea del tiempo que tendremos que dedicar a esta labor.

Otro factor importante es el uso que vayamos a dar a la superficie impermeabilizada, ya sea un lugar de paso o uno al que se va a acceder en contadas ocasiones. Esto marcará qué tipo de PVC  emplearemos, ya sea sin refuerzo, armado con fibra de vidrio, poliéster u otros.

Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 2

Uno de los mayores quebraderos de cabeza, si no contamos con mucha experiencia, son los llamados ‘puntos singulares’, como sumideros, juntas de dilatación, chimeneas o encuentros con paredes. Conviene planificar cómo se van a abordar antes de comenzar la impermeabilización y, si se desconoce, solicitar ayuda para ello.

Tendremos, también, que distinguir entre tipos de cubiertas:

Ventiladas

No ventiladas

En el caso de edificios antiguos, sin aislamiento térmico en las cubiertas, se puede aprovechar para realizarlo antes de iniciar una obra de impermeabilización. El trabajo será más costoso y llevará más tiempo, pero el resultado será muy positivo.

Por último, hay que valorar la pendiente de la cubierta; si es insuficiente originará más fallos y tendremos que plantearnos si es necesario mejorarla.

Productos relacionados

  • Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 3

    STEEPON

    Máquina automática por aire caliente para soldadura de lámina de PVC en túneles y cubiertas inclinadas.

  • Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 4

    LARON H

    Descripción LARON La Laron es una máquina automática para soldadura de cubiertas planas. Equilibrado perfecto, libre de arrugas Fácil mantenimiento con componentes estándar. Display digital para la temperatura y velocidad. Sistema de [...]

  • Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 5

    CHISPOMETRO AM100

    Comprobador de soldadura plástica...

  • Reparación de láminas de PVC en impermeabilización 6

    TESTON

    Máquina para la comprobación de soldaduras por estiramiento...

reparacion de tuberias

Puedes encontrar más información sobre Puntos singulares de la impermeabilización con PVC en nuestro ebook.

¡Descárgartelo es totalmente gratuito!

Descargarme el ebook