Básicamente existen dos tipos principales de plásticos: los termoplásticos y los termoestables.

Un termoplástico es un plástico que a altas temperaturas puede fundirse, permitiendo luego darle diversas formas. Se derrite cuando se calienta y se endurece cuando se enfría. Esta propiedad es de gran ayuda para el reciclaje de plásticos, ya que después de calentarse y moldearse pueden recalentarse y formar otros objetos. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si se funden y se moldean varias veces, sus propiedades físicas cambian gradualmente disminuyendo su posibilidad de reutilización.

Los termoestables asumen una forma permanente después que han sido moldeados a altas temperaturas ya que no se pueden volver a fundir porque se queman, haciendo que sea imposible volver a moldearlos.

Popularidad de los termoplásticos

La capacidad de reutilización y su versatilidad han hecho que los termoplásticos adquieran mayor popularidad, representando el 90% de todos los plásticos.

Existen diferentes tipos de termoplásticos que se utilizan para aplicaciones específicas. Entre los más usados se encuentran: el policarbonato, el polietileno (PE), el poliéster, el nylon, el teflón, el policloruro de vinilo (PVC), el polipropileno (PP), el polibutileno (PB), el poliestireno (PS), el polimetilmetacrilato (PMMA) y el politereftalato de etileno (PET).

¿Cómo están compuestos los termoplásticos?

La materia prima básica de todos los plásticos es el petróleo crudo, junto con el carbono, oxígeno e hidrógeno. Los termoplásticos también pueden estar constituidos por otros elementos químicos tales como azufre, silicio, fósforo, nitrógeno, cloro y flúor en menor o mayor grado  dependiendo del tipo específico de termoplástico que se trate.

Características versátiles de los termoplásticos

Todos los plásticos tienen una temperatura de transición por debajo de la cual son duros y frágiles, y por encima son suaves y flexibles. Esta característica hace que los termoplásticos puedan ser suaves y flexibles, como por ejemplo los materiales que recubren los cables; o rígidos y duros, como los tubos de PVC que se utilizan en plomería.

Aplicaciones de los termoplásticos

Gracias a la versatilidad de los termoplásticos, éstos tienen múltiples aplicaciones. Por ejemplo, el policarbonato se emplea en la fabricación de vidrios irrompibles, faros para automóviles y lentes ligeras para anteojos. El PVC, además de utilizarse en la fabricación de tuberías, se emplea en la fabricación de cortinas de baño, impermeables, pisos de vinilo y cubiertas de vinilo para automóviles. El polietileno es el más usado de todos los plásticos, se encuentra en las bolsas de plástico, juguetes infantiles, chalecos antibalas, botellas de champú, bidones, e incluso como sustituto del hielo en grandes pistas de patinaje. El PP está disponible en forma de fibra, y se utiliza como un sólido material plástico en los envases para alimentos. También lo podemos encontrar en alfombras al aire libre. Por su dureza y resistencia el PS se utiliza principalmente en la fabricación de carcasas de computadoras y electrodomésticos. Asimismo se emplea en la producción de vasos y juguetes de color claro. El nylon es comúnmente usado en la fabricación de ropa, y en la Segunda Guerra Mundial fue necesario para construir cuerdas y paracaídas. ¿Sabías que el primer producto de nylon fue el cepillo de dientes con cerdas de nylon?

Si quieres conocer las precauciones para el manejo de termoplásticos sigue estos enlaces :

https://aristegui.info/precauciones-para-el-manejo-de-termoplasticos-i-caracteristicas-e-identificacion/

  https://aristegui.info/precauciones-para-el-manejo-de-termoplasticos-ii-precauciones/