/, 01. Tuberías plásticas, 07. Instalación, Sin categorizar/Instalación de tuberías para abastecimiento, riego y saneamiento: Construcción de la zanja

Instalación de tuberías para abastecimiento, riego y saneamiento: Construcción de la zanja


Continuamos con nuestro repaso por las principales características y medidas a seguir para la instalación de tuberías para abastecimiento riego y saneamiento según la normativa vigente.

Seguro que también te interesa

 

 
En el artículo entramos ya en terreno, nunca mejor dicho y nos centraremos en la construcción de la zanja, seguridad y tipos de instalación. Veremos en detalle todos los pasos y normativa a tener en cuenta para empezar a construir una zanja para posteriormente introducir los tubos y tuberías.

Tendido de los tubos

Antes de nada lo primero es revisar el tendido de los tubos. Las tuberías deben comenzar en el extremo de aguas abajo de cada tramo. Colocaremos las tuberías con las embocaduras hacia aguas arriba. Debemos instalar siempre las tuberías sobre el trazado y las cotas dadas en el perfil longitudinal. Siempre hay que tener en cuenta además las tolerancias especificadas en el proyecto a realizar.

El objetivo siempre será el mismo; Conseguir trayectos lo más rectos posibles, ya que los cambios de dirección influyen en una mayor pérdida de carga por rozamientos. Evitaremos siempre que sea posible contrapendientes o puntos altos. En caso contrario, haremos uso de ventosas que permitan la salida del aire. Y en el contrapunto, los puntos bajos haremos uso de desagües.

Medidas de Seguridad para la construcción de zanjas


Todas las medidas que citaremos a continuación vienen recogidas en el acuerdo de las normas EN 805 (apdo. 10.1.4), ENV 1046 (apdo. 5.1.4.1) y la Guía CEDEX (apdo. 5.3.1.5).

Siempre que sea apropiado y con el fin de proteger a los operarios que trabajen dentro de la zanja, las paredes deben apuntalarse, encofrarse, entibarse, inclinarse o sostenerse. También deben tomarse las medidas necesarias para evitar la caída de objetos en la zanja o un derrumbe causado porque hayan equipos o maquinaria pesada cerca.

Todo el material excavado debe posicionarse a una distancia no inferior a medio metro del borde de la zanja. Siempre alejada de los tubos de polietileno que instalaremos posteriormente para que estos no sufran ningún tipo de deterioro. La proximidad y altura de los taludes no deberá en ningún caso poner en peligro la estabilidad de la excavación.

Tipos de Instalación

 
Encontramos tres tipos de instalación de zanja según lo recogido en el acuerdo EN 1610 (apdo. 5), ENV 1046 (apdo. 5.1.3.3) y Pliegos del MOPU de Abastecimiento y Saneamiento.

Instalación Tipo 1

Instalación en zanja o bajo terraplén. Comprende la instalación en una zanja estrecha, zanja ancha o en terraplén.

  • H, la altura de recubrimiento por encima de la generatriz

superior del tubo.

  • B, la anchura de la zanja al nivel de la generatriz

superior del tubo.

  • β, ángulo de inclinación de las paredes de la zanja.

Instalación Tipo 2

Instalación en zanja terraplenada.

  • H, la altura de recubrimiento por encima de la generatriz

superior del tubo hasta el nivel del suelo
natural.

  • H1, la altura de recubrimiento desde la generatriz

superior del tubo hasta la base de terraplenado.

  • H2, la altura del recubrimiento en terraplén.
  • B, la anchura de la zanja al nivel de la generatriz

superior del tubo.

  • β, ángulo de inclinación de las paredes de la zanja

Instalación Tipo 3

Instalación de dos conducciones en la misma zanja. Los mismos datos que para la zanja tipo 1 y tipo 2.

Características de la zanja

  • Excavación para alojamiento de tuberías. Traza.
  • Dimensiones de zanjas. Anchura, profundidad.
  • Fondo de excavación. Rasanteo.
  • Condiciones especiales.

Construcción de la zanja

Según lo recogido en el EN 805 (apdo. 10.2), ENV 1046 (apdo. 5.1.4.2.), la zanja deberá ser tal que permita realizar la unión del tubo de la zanja y compactar el relleno en la zona de los riñones del tubo.

En la siguiente tabla podéis ver los anchos de zanja en función del diámetro exterior del tubo.

En ningún caso la anchura de la zanja no deberá sobrepasar la máxima especificada en el cálculo estructural.

Los sistemas de canalizaciones paralelas dispuestos en el interior de una zanja común deben espaciarse suficientemente para permitir el paso de un equipo de compactación destinado a compactar el material de relleno de la zona entre los tubos. Para tener la seguridad de que se alcanza la compactación requerida, se
recomienda que la distancia libre mínima entre tubos sea, de al menos 50 cm, evitando el riesgo de dañar la tubería con el equipo de compactación.

El material de relleno de la zona entre los tubos debe compactarse con la misma clase de compactación que el material entre el tubo y la pared de la zanja.

En el caso de sistemas de canalización paralelos instalados en el interior de una zanja en escalera, el material de relleno de la zona del tubo debe ser granular y debe compactarse hasta alcanzar un grado de compactación igual o superior al 97% P. N.
 

Profundidad de la zanja


El fondo de la zanja deberá estar exenta de elementos gruesos como rocas. Se deberá realizar un rasanteo y nivelación para colocar una cama granular.

La profundidad mínima la determinarán los tubos que vayamos a insertar en ellos. Estos deberán estar siempre protegidos de los efectos del tráfico, la temperatura exterior y las cargas externas.

Precisamente por ello la persona a cargo de la obra debe tener siempre en cuenta la localización de la tubería. No será lo mismo que las tuberías estén bajo un lugar de tráfico intenso que bajo aceras o un lugar sin tránsito. También tendrá que tener en cuenta otros aspectos como el relleno de la zanja, pavimentación, calidad del lecho de apoyo o las características de la propia tierra.

Podemos aplicar como norma general que para realizar zanjas en las que luego habrá cantidad de tráfico en la superficie, la profundidad mínima de la zanja sea tal que la generatriz superior de la tubería quede por lo menos a 1 metro de la superficie. En aceras o lugares con poco tráfico podemos disminuir la profundidad de modo que el recubrimiento esté tan solo a 60 cm.

Todo aquel material que no resulte útil para la colocación de los tubos tendrá que ser alejado y almacenado en un lugar apartado. Así aseguraremos que la tubería siempre descanse sobre un terreno adecuado.

Antes de introducir el tubo en la zanja tendremos que hacer una sobre excavación para alojar la junta en el fondo de la zanja y permitir un correcto ensamblaje, asegurándonos que el peso lo soporta el propio tubo y no el manguito o la copa. Cuidado en alargar esta sobre excavación más de lo necesario. Para que la medida sea la adecuada esta deberá ser aproximadamente la de tres veces el manguito o la copa, rellenándose al hacer el tapado con material de la misma densidad que el relleno de alrededor del tubo.

Deje su comentario