Impactos, rozaduras y otros golpes de diferentes intensidades pueden dañar el paragolpes de nuestro vehículo, una parte que entra en contacto en muchas ocasiones con otros vehículos, con elementos de la circulación o con el suelo. Todos ellos provocan rajaduras y fisuras que pueden resultar muy aparatosas, pero que podemos arreglar con un soldador manual en casa, sin necesidad de gastar mucho dinero y en un breve periodo de tiempo.

La gran mayoría de los paragolpes de los coches actuales son de acrilonitrilo butadieno estireno o ABS, por su resistencia a los impactos y su ligereza. Su temperatura de soldadura está entre los 300 °C y los 350 °C. Con una soldadura por varilla las características técnicas de la pieza se mantendrán intactas, ahorrándonos el paso por el taller de chapa y pintura.

El uso del plástico en todos los sectores 2

Aunque en otros artículos hemos descrito cómo soldar el plástico para reparar un parachoques, queremos insistir en cinco errores, bastante habituales, en los que se puede caer durante el proceso  https://youtu.be/D2FYy2Vl4ls.

Error nº 1: Comenzar a soldar sin contar con todo el equipo necesario.

Para la reparación necesitaremos un soldador manual, una lijadora, un taladro con broca y fresa y la varilla o varillas de extrusión del material termoplástico en el que esté fabricado el paragolpes. Es una regla fundamental para poder efectuar la unión que la varilla sea del mismo material termoplástico que queramos reparar.

Error nº 2: No desmontar la pieza que se quiere reparar.

En pequeñas fisuras parece que no es necesario retirar la pieza para trabajar con ella, sin embargo esto puede dar que sea complicado trabajar con comodidad. Los paragolpes cubren partes delantera, trasera y lateral del vehículo, por eso a veces el acceso es incómodo, sobre todo cuando la reparación requiere algo de tiempo.

El uso del plástico en todos los sectores 3

Error nº 3: No limpiar la zona a fondo ni retirar adhesivos, en el caso de que los haya.

La limpieza de la zona a reparar, y en un contorno próximo, es imprescindible. Por ejemplo, en el caso de un impacto contra otro coche, contra un bolardo o con otro elemento de un aparcamiento, que ha provocado una rajadura, es muy común que en la zona haya restos de pintura.

Por otra parte, si en la zona hay algún adhesivo, como ocurre por ejemplo con los carenados de las motocicletas, que suelen llevarlos, hay que retirarlos. Esta operación se puede efectuar aplicando calor moderado en la zona, aunque no hay que excederse, ya que el plástico podría fundirse.

Error nº 4: Olvidar las precauciones básicas, sobre todo cuando estamos soldando la varilla de termoplástico.

La sencillez del proceso de soldadura puede llevarnos a cierta confianza que puede resultar peligrosa. Nunca hay que olvidar que un soldador manual puede alcanzar temperaturas muy elevadas en muy poco tiempo.

Por lo tanto es básico acordarse de no tocar la máquina por el extremo por el que se extruye la varilla, ni tampoco ésta cuando está siendo extruida. No estará de más cubrirse las manos con unos guantes de protección.

El uso del plástico en todos los sectores 4

Error nº 5: Lijar la zona reparada antes de que la soldadura se haya enfriado.

El afán por acabar la operación antes de tiempo puede jugar una mala pasada. La soldadura tarda poco tiempo en enfriarse y, por lo tanto, afianzarse, pero es necesario respetarlo para no afectar a las características de la nueva unión. Después del lijado se procede a repintar la zona. Si es necesario, se puede pintar la pieza del paragolpes completa.

El uso del plástico en todos los sectores 5

ESPECIALISTAS EN SOLDADURA DE TERMOPLÁSTICOS.

LOS TERMOPLÁSTICOS SE PUEDEN SOLDAR, CONOCE LAS MÁQUINAS MANUALES QUE PODRÁN HACERTE ESTE TRABAJO SIN NINGÚN ESFUERZO

QUIERO VER TODOS LOS SOLDADORES MANUALES